viernes, 16 de septiembre de 2016

¿QUE ES LA REVOCATORIA DE AUTORIDADES?


¿Qué quiere decir “revocar”?

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), revocar, del lat. Revocāre, quiere decir:

“1. tr. Dejar sin efecto una concesión, un mandato o una resolución.
2. tr. Apartar, retraer, disuadir a alguien de un designio.
3. tr. Hacer retroceder ciertas cosas. El viento revoca el humo. U. t. c. intr.
4. tr. Enlucir o pintar de nuevo por la parte que está al exterior las paredes de un edificio, y, por ext., enlucir cualquier paramento”.

         Para nuestro caso, revocar sería dejar sin efecto el mandato de una autoridad elegida por el pueblo y que para que este mandato pueda ser revocado tiene que ser el mismo pueblo quien deje el sin efecto el mandato, de allí la necesidad de un proceso electoral.

¿Qué es la revocatoria de autoridades?

La revocatoria consiste en un proceso de elecciones en el que el ciudadano participa directamente, con su voto, para separar de sus cargos a las autoridades regionales, municipales provinciales o distritales que eligió.

¿A que autoridades se puede revocar?

Se puede revocar a:

-         Los alcaldes y regidores provinciales.
-         Los alcaldes y regidores distritales.
-         Al Gobernador Regional y al vicegobernador y los consejeros regionales.

¿Qué se debe hacer si uno quiere revocar el mandato de una autoridad?

Tú y otros ciudadanos interesados, constituidos como promotores y señalando domicilio legal, pueden solicitar la revocatoria de uno o más miembros de un concejo municipal o regional; y para que tu pedido proceda, las autoridades que desees revocar deben encontrarse en ejercicio de sus cargos.

Lo único que necesitan los promotores es presentar su iniciativa ante la autoridad electoral, con la relación de los nombres, documentos de identidad, firmas o huellas digitales de los promotores de la iniciativa, es decir, entregar los datos contenidos en el kid electoral.

¿Cómo es el proceso de revocatoria de autoridades?

El proceso de revocatoria es igual a cualquier proceso electoral, con la diferencia de que la cédula de sufragio llevará dos recuadros con las opciones SI (para separar del cargo a la autoridad) y NO (para que continúe).
¿Qué base legal tiene este proceso electoral?

En primer lugar la revocatoria es un derecho de control ciudadano y está amparada por:

-La Constitución Política del Perú.

Artículo  2.- Derechos fundamentales de la persona
    
Toda persona tiene derecho:
(….)
17. A participar, en forma individual o asociada, en la vida política, económica, social y cultural de la Nación.  Los ciudadanos tienen, conforme a ley, los derechos de elección, de remoción o revocación de autoridades, de iniciativa legislativa y de referéndum.
(….)

Artículo 31.- Participación ciudadana en asuntos públicos

     Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos mediante referéndum; iniciativa legislativa; remoción o revocación de autoridades y demanda de rendición de cuentas. Tienen también el derecho de ser elegidos y de elegir libremente a sus representantes, de acuerdo con las condiciones y procedimientos determinados por ley orgánica.

-La Ley Nº 27972, Orgánica de Municipalidades.

Artículo 122.- Revocatoria del mandato

         El mandato de los alcaldes y regidores es irrenunciable conforme a ley y revocable de acuerdo a las normas previstas en la Constitución Política y la ley en la materia.”

-La Ley Nº 26300, Ley de Derechos de Participación y Control Ciudadanos.

Artículo 3°.- Son derechos de control de los ciudadanos los siguientes:

a)    Revocatoria de Autoridades,
b)    Remoción de Autoridades,
c)     Demanda de Rendición de Cuentas; y,
d)    Otros mecanismos de Control establecidos por la presente ley para el ámbito de los gobiernos municipales y regionales.”

Para ver esta Ley: Haz clic aquí:

-Resolución N° 1012-2016-JNE, que establece el número mínimo de adherentes para ejercer los derechos de participación y control ciudadanos, sobre el padrón electoral departamental, provincial y distrital, según el caso, de acuerdo a los porcentajes señalados por ley.

Para ver esta Resolución del JNE: haz clic aquí:


¿Cuántas firmas de adherentes se requiere para solicitar la revocatoria de autoridades en Apurímac?

-Para el Gobierno Regional de Apurímac =  71,109 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 284,436 electores.

-Para la Municipalidad Provincial de Abancay =  18,273 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 73,089 electores.

-Para la Municipalidad Provincial de Andahuaylas = 25,547 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 102,188 electores. 

-Para la Municipalidad Provincial de Antabamba = 2,188 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 8,751 electores. 

-Para la Municipalidad Provincial de Aymaraes = 5,063 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 20,252 electores. 

-Para la Municipalidad Provincial de Cotabambas = 7,755 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 31,018 electores.

-Para la Municipalidad Provincial de Chincheros = 7,948 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 31,790 electores.

-Para la Municipalidad Provincial de Grau = 4,337 equivalente al 25% de firmas de un Padrón  Electoral de 17,348 electores.

Para el caso de los  distritos, se puede consultar en el siguiente link: haz clic aquí:

¿Cuál es el trámite para pedir una revocatoria de autoridades?

-         En primer lugar se debe adquirir el kit electoral en la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).
-         Completada la información requerida, el promotor deberá presentar los planillones de firmas de adherentes con los respectivos medios magnéticos u ópticos, al Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC), para que proceda a verificar la autenticidad de las firmas.
-         El RENIEC remitirá a la ONPE, la constancia de haber alcanzado el mínimo requerido; y otorgará al promotor el acta respectiva. En caso de no alcanzar el número de adherentes necesario, se le comunica al promotor para que subsane con la presentación de más firmas.
-         El promotor debe presentar una solicitud de convocatoria de consulta popular a la ONPE para su verificación. Cumplidos todos los demás requisitos de ley la ONPE remitirá el expediente al JNE.
-         El JNE convoca a consulta popular de revocatoria de autoridades y fija la fecha de ésta. El JNE puede acumular las iniciativas de consulta popular y someterlas en forma conjunta.


OJO.- Es importante saber: 01) Que la solicitud de revocatoria se refiere a una autoridad en particular; 02) Que es fundamentada y no requiere ser probada; y, 03) Que el proceso de revocatoria no procede en el primer y último año del mandato de la autoridad.

¿Cuántos votos se necesita para revocar a una autoridad?

1.     Que el (50%) del total de electores haya asistido al centro de votación a emitir su voto, es decir la población electoral que está registrada en el Padrón Electoral de un determinado distrito, provincia o departamento, por ejemplo:

Apurímac: Total de Electores: 284,436, deben votar 142,219 electores.
Abancay: Total de Electores: 73,089, deben votar 36,545 electores.
Andahuaylas: Total de Electores: 102,188, deben votar 51,095 electores.
Antabamba: Total de Electores: 8,751, deben votar 4,376 electores.
Aymaraes: Total de Electores: 20,252, deben votar 10,127 electores.
Cotabambas: Total de Electores: 31,018, deben votar 15,510 electores.
Chincheros: Total de Electores: 31,790, deben votar 15,896 electores.
Grau: Total de Electores: 17,348, deben votar 8,675 electores 

Según la Resolución N° 2530-2010-JNE, la escala de multas es:


Distrito No Pobre: S/. 72.00
Distrito No Extremo Pobre: S/. 36.00
Distrito Extremo Pobre: S/. 18.00
Para ver esta Resolución: haz clic aquí.

2.     El voto aprobatorio por la revocatoria sea el 50% + 1 del total de votos válidamente emitidos, es decir, aquellas cédulas de votación en las que se ha marcado por el SI o por el NO ante la pregunta formulada en la cédula. No constituyen votos válidos: los votos en blanco ni los votos nulos. 



martes, 6 de septiembre de 2016

INCENDIOS FORESTALES EN LAS COMUNIDADES CAMPESINAS DE APURIMAC


El Bosque:
       Proporciona oxigeno
       Retiene y atrae agua
       Combate la erosión
Alberga y mantiene la diversidad biológica.
         
         Desafortunadamente sabemos muy poco, en términos de cifras y áreas afectadas por los incendios forestales. Las prácticas de la tala y la quema para desboscar la tierra a fin de establecer sistemas agrícolas y de pastoreo son la principal causa de estos incendios.

         Los sistemas de datos e información relacionados con los recursos forestales  afectados son muy pobres y solo aparecen en los expedientes judiciales penales donde se los investiga o en uno que otro informe burocrático. La región necesita urgentemente la recolección y análisis de datos para mejorar la toma decisiones sobre esta omnipresente contingencia. También necesita de investigadores y de productores agrarios, campesinos, comuneros debidamente capacitados en la materia, que contribuyan a lograr un manejo forestal sostenible.

         La falta de una Educación Ambiental, en todos los niveles, agrava mucho el problema del uso irracional de los recursos naturales. Es necesario buscar un cambio de pensamiento que se manifieste en una conciencia creciente sobre la necesidad de conducir el desarrollo regional hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental.


¿QUÉ SON LOS INCENDIOS FORESTALES?

Son fenómenos que se presentan cuando uno o varios materiales combustibles en bosques, selvas y otro tipo de zonas con vegetación son consumidos en forma incontrolada por el fuego, el mismo que puede salirse de control y expandirse muy fácilmente sobre extensas áreas. Por ejemplo, una pequeña fogata desatendida puede salirse de control fácilmente y causar un extenso y descontrolado incendio.

Dependiendo del tipo de vegetación o material que se esté quemando, se puede considerar como: "incendios forestales", “incendios silvestres”, "incendios de arbustos", "incendios de pastos naturales" o "incendios de turba". La mayoría de los riesgos de incendio forestales ocurren cuando el clima es seco y caliente.

Los especialistas suelen distinguir tres tipos de incendios forestales:

a)    Los fuegos de suelo, que queman la capa de humus del suelo del bosque pero no arden de forma apreciable sobre la superficie;

b)    Los fuegos de superficie, que queman el sotobosque[i] y los residuos superficiales; y

c)     Los fuegos de corona, que avanzan por las copas de los árboles o arbustos.

Resulta habitual que se produzcan dos o tres de estos tipos de incendio al mismo tiempo.

Desgraciadamente no tenemos un Programa Regional de Lucha contra el Fuego, que incluya la prevención de incendios, la lucha contra incendios y el uso del fuego en la gestión de los suelos.


¿QUÉ CAUSA LOS INCENDIOS FORESTALES?

         A nivel mundial, la causa natural más común de los incendios forestales es la caída de los rayos, pero en Apurímac en los últimos 50 años no se ha tenido noticia que los rayos hayan causado incendios de bosques o pastos naturales, sino muerte masiva de animales o la muerte aislada de seres humanos.

Rayo mata un rebaño de ovejas en la CC.CC. de Linqui - Toraya - Aymaraes
Sin embargo, la mayoría de los incendios silvestres es causada directa o indirectamente por las personas, de varios modos, veamos:

a)     Por el fuego que se escapa cuando los agricultores queman el suelo para hacer que la tierra sea más fértil. Estos incendios son denominado  quemas descontroladas o accidentales por el uso de los suelos;
b)    Cuando los niños juegan con fósforos;
c)     Los incendios producidos por los adultos por uso de uso descuidado de cigarrillos, o cuando se cocina en el bosque, o cuando los pastores encienden fogatas.
d)    No dejarán de existir los incendios producidos en forma premeditada e intencional. (incendios dolosos).


¿QUÉ PODEMOS HACER PARA EVITAR LOS INCENDIOS FORESTALES?

         Debido a que las personas provocan la mayoría de los incendios forestales, muchos de estos pueden prevenirse. A continuación presentamos algunas ideas de cómo podemos prevenir incendios:

·       Infórmate por la Web sobre las acciones de prevención y control de incendios forestales y comparte esta información con tus familiares y amigos.
·       No tires colillas y cigarros encendidos.
·       Nunca juegues con fósforos. ¡Un solo palito de fósforos puede incendiar el bosque completo!
·       Si el clima es seco y está ventoso, no hagas una fogata.
·       Si las condiciones son propicias y decides hacer una fogata, escoge un lugar abierto, lejos de los árboles, las hojas y las ramas secas. Limpia la tierra de basura o desperdicios tres metros a la redonda del lugar donde planeas hacer la fogata.
·       Nunca dejes solo el fuego. Antes de dejar el área apaga el fuego que has producido con agua y tierra.
·       Mantén limpio el entorno forestal. No dejes o tires botellas o cristales en el bosque. Estos podrían hacer las veces de una lupa o lente convergente y provocar incendios forestales.


PREVENCIÓN DE INCENDIOS

         Como ya tenemos dicho son pocos los incendios forestales originados por los rayos, la mayor parte de ellos se deben a descuidos humanos o son provocados, pero son las condiciones climáticas que hacen posible que un área determinada pueda ser atacada por el fuego.

Factores como la temperatura, la humedad y la sequía determinan la velocidad y el grado al que se seca el material inflamable e inciden en la combustibilidad de los residuos vegetales. El viento, además de acelerar su desecación, aviva la combustión y aumenta la gravedad de los incendios.
        
Estableciendo la correlación entre los diversos elementos climatológicos y la inflamabilidad de los residuos de ramas, hojas y pastos secos, es posible predecir el riesgo de incendio en cualquier localidad.


DETECCIÓN Y LUCHA CONTRA EL FUEGO

         Uno de los aspectos más importantes en el control de los incendios forestales es el sistema que permita localizarlos antes de extenderse, por eso es importante formar patrullas forestales con base en tierra y en sitios de vigilancia para determinar su localización en el mapa y vigilar su desarrollo.

         Los fuegos de suelo, una vez declarados, son difíciles de extinguir. Cuando la capa de humus no es muy profunda, es posible apagarlos con agua o arena. En la mayor parte de los casos, no obstante, se controlan excavando zanjas a su alrededor y dejando que se extingan por sí mismos.

Los fuegos de superficie se controlan limpiando el área adyacente de vegetación baja y restos, o haciendo cortafuegos de emergencia para confinar el área. Los fuegos de corona son difíciles de extinguir. Se puede dejar que lo hagan por sí mismos, pueden ser detenidos con agua, o limitarse por medio de contrafuegos. Las áreas de contrafuego se crean quemando con cuidado una franja de bosque a sotavento del incendio para que cuando el fuego llegue al área quemada no pueda ir más allá.

Esto es lo que no dicen los especialistas de otras latitudes, pero dentro de Apurímac, deberemos crear nuestros propios sistemas de prevención, control y extinción de nuestros propios incendios forestales.


INCENDIOS FORESTALES EN LA REGIÓN APURÍMAC

         Los incendios forestales que se producen en la Región Apurímac, son en su mayoría provocados y se producen por encima de los 3,000 m.s.n.m., es decir la zona geográfica denominada puna, donde se crecen profusamente nuestros sitúan los pastos naturales, repartidos hasta en seis tipos de pastizales como los pajonales, césped de puna, turberas, tollares, canllares y vegetación rupícola.

Debido a las condiciones climáticas de los tiempos en que producen estos siniestros, de junio a diciembre, estos pueden afectar los bosques de especies forestales de las zonas más bajas, perjudicando la escasa floresta de los valles interandinos, precisamente donde se encuentran muchas de las variedades de especies forestales nativas, las que se encuentra en franco proceso de extinción.

Las 472 Comunidades Campesinas oficialmente reconocidas en Apurímac, han sido tituladas dentro del 81.10% del territorio del departamento, el restante 10% por ciento son tierras agrarias de propiedad privada que se encuentran situadas básicamente alrededor de las principales ciudades y centros poblados distritales de la Región; un 5% son tierras eriazas, generalmente  roquedales y pedregales que forman las paredes de los profundos cañones de sus principales ríos y riachuelos, sin embargo algunas de estas áreas tienen aptitud forestal; el resto corresponde a las áreas urbanas o de expansión urbana, ribera y fajas marginales de los rios y a los espejos de lagunas y lagunillas. De modo que la mayor parte de estos incendios perjudican primordialmente las áreas de pastos naturales existentes en sus territorios comunales, y las áreas de reforestación que con gran esfuerzo y no poca inversión pública se han instalado.
                  
         Consideramos que las costumbres o las razones por la que los propios agraviados provocan los incendios forestales, son materia de estudios antropológicos, sociológicos, psicológicos y hasta jurídicos, que por el momento los dejaremos a consideración de los expertos.
                  
         Pero existe un hecho concreto que se encuentra enmarcado en la propia labor agraria que realizan los campesinos de nuestra zona, y es aquella que se conoce como "rompe y quema", entendiendo por estas la incineración de los rastrojos de las cosechas o las malas yerbas, arbustos y hasta árboles, bajo el supuesto que sus cenizas son un gran fertilizante de tierras, pero desgraciadamente la falta de una técnica apropiada para la realización de tal actividad, hace que en muchos de los casos, estas quemas que habitualmente se producen bajo condiciones de precaria seguridad, rebasando la capacidad de control de sus autores y por ello se convierte en el origen de muchos de nuestros incendios forestales y que algunas veces incluso afectan el patrimonio cultural (construcciones precolombinas).
                  
         Otra de las causas de la producción de incendios forestales, es el uso irresponsable de fósforos o cerillas, en manos de los niños campesinos, quienes haciendo uso lúdico de estos insumos, provocan graves incendios forestales. Esta conducta se mantiene debido a que no existe dentro del currículo educativo regional, la posibilidad de tratar estos temas en términos de prevención.

             De parte sabemos que existen incendios forestales provocados por la actividad minera, legal o ilegal, pero todavía no hemos recibido una denuncia formal, pus la misma se concreta a la tala ilegal que los mineros hacer de los pequeños relictos de bosques nativos que se encuentran a su alcance para proveerse de leña para cocinar o calefacción.
                  
         De otro lado, nos queda señalar que nos corresponde abordar este tema en un amplio debate donde participen todos los involucrados en subsanar este grave riesgo social, económico y cultural: Gobierno Regional, Ministerio de Interior, Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), Ministerio de Cultura,  Sector Regional Agrario, Sector Regional de Educación, Sector Regional de Salud, autoridades políticas, autoridades locales, Comunidades Campesinas, Poder Judicial, Ministerio Público y ONGs agrarias y ambientalistas, etc.

         Finalmente, y a ciencia cierta, sabemos que los incendios forestales en Apurímac, provocan los siguientes daños:

a)    La quema de pastos naturales está extinguiendo los pastos ricos en sustancias nutritivas para la población pecuaria, pues luego de un proceso de ignición solo se reproducen las especies más fuertes y que son las que menos alimentan a los animales.

b)    La quema de pastos naturales, fuera de control produce incendios forestales en relictos de especies nativas y en no pocos casos las áreas reforestadas.

c)     La quema de pastos naturales y los incendios forestales, destruye la capa protectora y formadora de las tierras orgánicas, las que luego son sometidas a la implacable erosión por efecto de las lluvias subsecuentes, produciéndose los tristemente famosos huaycos.

d)    La quema de los pastos naturales e incendios forestales, produce la muerte e extinción de la microfauna de la tierra orgánica y la destrucción de la fauna silvestre vertebrada e invertebrada.

e)     Los incendios forestales producen la contaminación del medio ambiente (humo, hollín, etc.), que según recientes estudios de la NASA reducen la producción de lluvias.


ASPECTOS LEGALES SOBRE LA INCENDIOS FORESTALES

         En la legislación forestal y de fauna silvestre peruana apenas se habla de los incendios forestales, señalando que estos serán tomados en cuenta dentro del Plan Nacional Forestal y de Fauna Silvestre que tomará en cuenta las diferentes realidades sociales y ambientales, pero ¿cuándo será esto? De modo que regiones como el Cusco, “tomando el toro por las astas”, y haciendo uso de su facultad legislativa mediante Ordenanza Regional Nº 024-2007-CR/CRC.CUSCO, ha declarado de necesidad pública y prioridad regional la prevención y control de los incendios forestales en la Región Cusco conformando un Grupo Técnico Especializado en esta clase de siniestros.  Haz clic aquí para ver Ordenanza Regional.



         Mediante la Ley Nº 25268, entre otros mandatos que no se cumplen, se ha declarado de necesidad pública e interés nacional la protección, preservación y reforestación de los pastos naturales y árboles, existentes en el territorio de la República y se ha prohibido la explotación irracional e indiscriminada, así como la ignición, de las diferentes especies de pastos naturales existentes en el mismo territorio. El probema de esta Ley es que ha sido promulgada todavia en año 1990, y de estos hace más de 26 años le ha encarga al Ministerio de Agricultura a diseñar las políticas de protección, preservación y reforestación de las diferentes especies nativas de pastos naturales existentes en el territorio de la República, hecho que jamás se ha producido, cayendo esta ley en “letra muerta”.
 Haz clic aquí para ver esta Ley. 
 




[i] Vegetación formada por matas y arbustos que crece bajo los árboles de un bosque o monte.

viernes, 24 de junio de 2016

¡PORQUE NOSOTROS SOMOS INDIGENAS, SEÑOR!


Hace unas semanas se apersonaron por el lugar donde trabajo, dos directivos de una Comunidad Campesina de Cotabambas, vestidos a la usanza tradicional de estas tierras, para contarme algunos problemas de linderos que tenía su territorio comunal con sus colindantes que también eran otras comunidades, así como pautar legalmente en qué medida estaba afectando a su propiedad comunal la mega actividad minera que existe en el lugar. Entre las muchas consultas que debía absolver, una fue la que llamó mi atención.

-Señor ¿por qué el abogado de la minera nos dice que cualquier reclamo que pudiéramos hacerle a la empresa no tendría ningún valor porque nosotros no hemos sido reconocidos oficialmente como Comunidad de Indígenas como la comunidad “X!, y que por eso no estaríamos amparados por el Convenio 169 sobre pueblos indígenas de  la OIT?

         Como tenía tiempo les hice una pequeña reseña histórica de la evolución de las Comunidades Campesinas, diciéndoles que los pueblos originarios de esta parte del continente americano eran los ayllus, que al igual que las comunidades de ahora estaban integrados por grupos de familias que controlaban un territorio. Cuando llegaron los españoles, en el año 1570 el virrey Francisco de Toledo, juntó estos ayllus en unos pueblos con calles, manzanas, cuadras, plazas y solares que se llamaron “Reducción de Indios”, con el objeto de aprovechar su mano de obra, pagar los tributos del rey, apoderarse de sus tierras y enseñarles la doctrina católica, y que durante todo el dominio español e incluso muy entrada la república se llamaron “Pueblos de indios”, hasta que la Constitución de 1920[1], les dio existencia legal con el nombre de Comunidades de Indígenas. Pero en 1969, a los militares que comandaba el  General Juan Velasco Alvarado, les pareció  muy triste, despreciativo y hasta inhumano que a ellos los llamaran indígenas, y por eso en la Ley de Reforma Agraria ordenó que a partir de esa fecha, los hombres que habitan esas comunidades ya no serían más indígenas,  sino campesinos.[2] ¡Eso era todo y nada más!  

-¡Señor, cuáles son los requisitos para que nuestra Comunidad Campesina se llame Comunidad de Indígenas?

-A la fecha no existe ese procedimiento administrativo, pues para que eso pueda hacerse tendría que modificarse la Ley General de Comunidades Campesinas y su Reglamento. –Le contesté.

-Pero la Ley de Reforma Agraria por la que se nos ha llamado Comunidades Campesinas, ya ha sido derogada. –Me dijo uno de ellos con aire de sapiencia.

-Si pues, pero antes de su derogación que fue en el año 1992, en el año 1987 ya se había promulgado la Ley General de Comunidades Campesinas. –Le respondí.

-Si pues, tiene usted razón. –Afirmó desalentado.

-¿Porque ustedes quieren ser indígenas? –Les pregunté.

-¡Porque nosotros somos indígenas, señor! Después de eso podemos ser campesinos, profesores, abogados, médicos, ingenieros, empresarios y hasta mineros. Pero ahora queremos que nuestra comunidad siga siendo de indígenas, como antes.    

            Luego de esto, aunque no hice gran cosa por ellos, como es su costumbre se fueron dándome las gracias con un abrazo.

Apenas se marcharon la palabra “indígena” y el indígena que querían seguir siendo aquellos gentiles hombres, me sacudió el espíritu y la cabeza. Primero me fui al diccionario de la RAE:

indígena. Del lat. indigĕna.-1. adj. Originario del país de que se trata….”

Como esto no me dijo nada, me fui a las enciclopedias y encontré:

Indígena (del latín: indigĕna) es un término que, en un sentido amplio, se aplica a todo aquello que es relativo a una población originaria del territorio que habita, cuyo establecimiento en el mismo precede al de otros pueblos o cuya presencia es lo suficientemente prolongada y estable como para tenerla por oriunda (es decir, originario de un lugar). Con el mismo sentido se utiliza muchas veces el término como equivalente a nativo. Esto está presente en expresiones como «idioma nativo». Esto no es exactamente el sinónimo de indígena, ya que en su más correcto significado nativo significa al nacido en un territorio sea o no su linaje indígena del mismo. También es habitual utilizar términos como «pueblos originarios», «naciones nativas» o «aborígenes».

En sentido estricto se aplica la denominación indígenas a las etnias que preservan las culturas tradicionales. Con este alcance, se denomina indígenas a los grupos humanos que presentan características tales como:

-       pertenecer a tradiciones organizativas distintas al estado moderno,

-       pertenecer a culturas que sobrevivieron la expansión planetaria de la civilización occidental.

Los indígenas frecuentemente constituyen una minoría, (aunque en algunos casos son mayoría), dentro de estados nacionales de corte europeo, organizados según pautas culturales, religiosas, políticas, económicas, raciales, etc., propias de un entorno mayoritariamente europeizado. De este modo, en el sentido más restringido y utilizado del término, «lo indígena» hace referencia a un remanente pre-europeo que representa en sí mismo una antítesis de la cultura europea.

Siguiendo este uso, es frecuente hablar de pueblos indígenas en distintas partes del mundo. Por ejemplo, suele considerarse que los maoríes como un pueblo indígena de Nueva Zelanda. También puede hablarse de indígenas en Borneo, en África y en otros lugares.

Sin embargo, a las poblaciones nativas de Australia, aun siendo también indígenas, se los conocen bajo la denominación distintiva de aborígenes.”

“¡PORQUE NOSOTROS SOMOS INDÍGENAS SEÑOR!”, esa categórico y hermoso reclamo de identidad, me persiguió por más de una semana. Estos apurimeños no quieren resignarse a ser tan solo campesinos, que por su ocupación lo han sido desde siempre, quieren  que se les reconozca como los originarios de estas tierras, como los que estuvieron en este mismo lugar desde hace miles de años. Quieren volver a ser los indígenas de siempre para negociar u oponerse al extranjero que ha llegado hasta sus alturas para extraer sus metales. “¡Si tú eres blanco o amarillo, yo soy un indígena!”.   

Quieren seguir perteneciendo a la raza de aquellos que conquistaron estas grandiosas cordilleras a través del poder germinativo de las plantas, la domesticación de sus animales, y que después de darle forma a sus vasijas, elevaron sus plegarias a las aguas que caen con las lluvias, a los ríos profundos que las recogen,  a las fieras que las pueblan y los protegen de todo mal, a las altas y divinas montañas nevadas y a las luces que les llegan desde el firmamento.


Como siempre en las calles de la ciudad serrana que habito, me tropecé con otros indígenas que se alucinan mistis[3], porque así lo admiten los usos y las costumbres de ser alguien en estos sitios. Pero yo, a partir de esta epifanía, los llamo indios, como los llamó Cristóbal Colón cuando creyó que había llegado a la India, es decir a ningún sitio, para conocer a nadie.

¿Alguna vez tendremos el día del cholo, del zambo, en fin, del mestizo? Si así fuera, ese día festejaremos todos los peruanos, incluso hasta los que se creen gringos, aunque tengan el poto verde como los demás indígenas.  



[1] Artículo 58º.- El Estado protegerá a la raza indígena y dictará leyes especiales para su desarrollo y cultura en armonía con sus necesidades. La Nación reconoce la existencia legal de las comunidades de indígenas y la ley declarará los derechos que les correspondan.
[2] Texto Único Concordado del Decreto Ley Nº 17716
Artículo 115.- Para los efectos del presente Decreto-Ley, a partir de su promulgación, las Comunidades de Indígenas se denominarán Comunidades Campesinas.
[3] Blancos.

viernes, 10 de junio de 2016

LOS GOBIERNOS REGIONALES Y EL REGIMEN PROMOCIONAL DE LAS COMUNIDADES CAMPESINAS


         Aun cuando el régimen promocional de las Comunidades Campesinas se encuentra dentro de la Ley Nº 24656, Ley General de Comunidades Campesinas, pero ahora que estas dependen administrativamente de los Gobiernos Regionales tanto para su reconocimiento oficial, deslinde y titulación de territorio comunal, capacitación en gestión y legislación comunal, así como en la rehabilitación de su institucionalidad tan venida a menos en los último 35 años, no se ha hecho absolutamente nada por falta de voluntad política aun cuando los recursos económicos existen, y    más aún cuando la inclusión[i] es uno de los principios rectores de las políticas y la gestión regional.  
 
EXONERACIÓN DE TASAS ADMINISTRATIVAS
 
El segundo parágrafo del artículo 28º de la Ley Nº 24656, Ley General de Comunidades Campesinas, señala que las Comunidades Campesinas, sus empresas comunales, las empresas multicomunales y otras formas asociativas creadas dentro de la organización comunal, están exoneradas del pago de todos los derechos que por concepto de inscripción y otros actos cobren los Registros Públicos y cualquier otro órgano del Sector Público Nacional, pero sin embargo este dispositivo no se cumple en absoluto dentro de los Registros Públicos, ni mucho menos dentro del Gobierno Regional de Apurímac, pues estas al igual que cualquier persona natural o jurídica, pagan las tasas administrativas señaladas en sus Textos Únicos de Procedimientos Administrativos - TUPAs, cuando en estos debieran señalarse como exoneradas de pago alguno.
 

 
NO EXISTE UNA POLÍTICA REGIONAL DE APOYO A LA INDUSTRIALIZACIÓN, TRANSPORTE Y COMERCIALIZACIÓN DE LOS PRODUCTOS AGROPECUARIOS PRODUCIDOS POR LAS COMUNIDADES CAMPESINAS Y DE PROTECCIÓN DE SUS RECURSOS NATURALES.
 
Aun cuando el artículo 35º de la citada Ley General, obliga al Sector Público competente, ya sea de orden nacional, regional o local conceder a las Comunidades Campesinas, así como a sus empresas comunales u otras formas asociativas (Asociaciones y Comités) creados en su interior , facilidades para la industrialización, transporte y comercialización de sus productos, mediante la instalación de depósitos, silos y cámaras de refrigeración para el almacenamiento, u otros medios que contribuyan al fomento de la producción y productividad, desde el Gobierno Regional no se hecho nada en absoluto.
 
Del mismo modo, no se ha hecho algo para promover el aprovechamiento prioritario por las Comunidades Campesinas de los recursos naturales existentes en su territorio. Es decir los recursos hídricos, mineros, forestales y de fauna silvestre.
 
Tampoco se ha formulado como política regional en materia de uso de agua, la protección y conservación de las cabeceras de las cuencas de todos los ríos del departamento de Apurímac, para garantizar la provisión de este  vital recurso para los pobladores de las ciudades, centros poblados y de las Comunidades Campesinas, para el mantenimiento del ganado, el agua para el riego de las cultivos, la actividad acuícola, la conservación de la diversidad biológica, entre otros; y como consecuencia de ello, formular un Proyecto Especial Regional destinado al represamiento de las lagunas altiplánicas con miras a mitigar  las consecuencias del calentamiento  global, que ya están a la vista. 
 
Dentro del territorio comunal se ha hecho todo lo contrario, pues por encima del inviolable derecho a la propiedad comunal y en abierto conflicto con los comuneros, desde el Gobierno Regional  se está realizando el saneamiento físico legal de algunas parcelas familiares a favor de unos cuantos  comuneros (no de todos) y a favor de terceras personas ajenas a la organización comunera, vía el procedimiento administrativo de Prescripción Adquisitiva de Dominio, aun cuando el artículo 89º[ii] de la Constitución Política del Perú señala que el territorio de las Comunidades Campesinas es imprescriptible y aun cuando la legislación vigente sobre la materia lo prohíbe expresamente[iii],  sin embargo para ello, hasta inclusive han creado un organismo público y se esfuerzan por mantenerlo, incluso hasta cometiendo delitos.
 
También dentro del territorio comunal se están otorgando recursos mineros no metálicos a terceras personas, y desde la administración pública regional se está defendiendo estas ilegales concesiones, que solo pueden ser explicados por el modo abierto con que en estos lares funciona la corrupción.
 

 
AMPLIACIÓN DE LA FRONTERA AGRÍCOLA.
  
Aun cuando el artículo 36º de la citada Ley de Comunidades Campesinas señala que el Sector Público, en este caso el Gobierno Regional, deberá promover y apoyar:
 
- Proyectos de ampliación de la frontera agrícola en el territorio de las Comunidades Campesinas a través de la recuperación de andenes. No debemos de olvidar que en el territorio apurimeño existen miles de hectáreas de andenes de la época preinca, inca y colonial que luego de su rehabilitación serían además un atractivo turístico.
- Proyecto Regional de Pequeñas y Medianas Irrigaciones para incorporar las miles de hectáreas de tierras comunales abandonadas por falta de riego.
- Programas de conservación y recuperación de tierras perdidas por la deforestación, erosión, huaicos, actividad minera ilegal y otros.
 
DESARROLLO DE LA GANADERÍA
 
Tampoco se ha propiciado el desarrollo de la ganadería en el interior de las Comunidades Campesinas, a través de la introducción de nuevas tecnologías en el manejo de los pastos, nuevas variedades de pastos y el mejoramiento de nuestros camélidos sudamericanos, ganado vacuno, ovino y otros, tal como lo ordena el artículo 37º de esta norma legal.
 

 
PROMOCIÓN Y ESTÍMULO DE LA ACTIVIDAD ARTESANAL COMUNERA.
 
No se ha promocionado y estimulado la producción artesanal dentro de nuestras Comunidades Campesinas, especialmente en las provincias de Aymaraes y Antabamba, donde se concentra el grueso de nuestras crianzas de llamas y alpacas.
 



[i] Ley Nº 27867, Ley Orgánica de Gobiernos Regionales
Artículo 8.- Principios rectores de las políticas y la gestión regional
     La gestión de los gobiernos regionales se rige por los siguientes principios:
(….)
4. Inclusión.- El Gobierno Regional desarrolla políticas y acciones integrales de gobierno dirigidas a promover la inclusión económica, social, política y cultural, de jóvenes, personas con discapacidad o grupos sociales tradicionalmente excluidos y marginados del Estado, principalmente ubicados en el ámbito rural y organizados en comunidades campesinas y nativas, nutriéndose de sus perspectivas y aportes. Estas acciones también buscan promover los derechos de grupos vulnerables, impidiendo la discriminación por razones de etnia, religión o género y toda otra forma de discriminación.
[ii] Artículo 89.- Comunidades Campesinas y Nativas
     Las Comunidades Campesinas y las Nativas tienen existencia legal y son personas jurídicas.
      Son autónomas en su organización, en el trabajo comunal y en el uso y la libre disposición de sus tierras, así como en lo económico y administrativo, dentro del marco que la ley establece. La propiedad de sus tierras es imprescriptible, salvo en el caso de abandono previsto en el artículo anterior.
    El Estado respeta la identidad cultural de las Comunidades Campesinas y Nativas.
[iii] DECRETO SUPREMO Nº 032-2008-VIVIENDA, APRUEBAN REGLAMENTO DEL DECRETO LEGISLATIVO Nº 1089 - DECRETO LEGISLATIVO QUE ESTABLECE EL RÉGIMEN TEMPORAL EXTRAORDINARIO DE FORMALIZACIÓN Y TITULACIÓN DE PREDIOS RURALES
Artículo 3.- Ámbito de aplicación
     Los procedimientos establecidos en el presente Reglamento, sobre formalización y titulación de predios rústicos y tierras eriazas habilitadas en propiedad del Estado, de declaración de propiedad por prescripción adquisitiva de dominio en predios rústicos, de reversión de predios rústicos adjudicados a título oneroso ocupados por asentamientos humanos, no serán aplicables en:
     1) Los territorios de Comunidades Campesinas y Nativas;
(…..)