jueves, 19 de octubre de 2017

EL PROCESO DE REFORMA AGRARIA EN APURÍMAC


         El proceso de Reforma Agraria en el Perú, fue precedido hasta por tres intentos fallidos que fueron iniciados para atenuar los conflictos y movilizaciones campesinas durante el segundo gobierno de Manuel Prado (1956-1962), la Junta Militar de 1962 presidida por Ricardo Pérez Godoy que dictó la Ley de Bases de la Reforma Agraria, y el primer periodo presidencial de Fernando Belaúnde Terry, durante el cual se promulgó la Ley Nº 15037, Ley de Reforma Agraria, del 21 de mayo de 1964.

Esta Ley solo significó en Apurímac, el empadronamiento general de los colonos de las haciendas del valle del distrito de Abancay. 

        El verdadero proceso de Reforma Agraria se produjo el día 24 de junio de 1969, con la promulgación en el Cusco del Decreto Ley Nº 17716, Ley de Reestructuración de la Tenencia de la Tierra Rustica, llamada también “Ley de Reforma Agraria”, por el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, presido por el Gral. Juan Velasco Alvarado con los siguientes propósitos: 01) Sustituir los regímenes del latifundio y minifundio por un sistema justo de la propiedad rural; 02) Que la nueva tenencia y explotación de la tierra contribuya al desarrollo social y económico de la Nación; 03) Que el nuevo ordenamiento agrario garantice la justicia social en el campo y aumente la producción y la productividad del sector agropecuario; 04) Que eleve y asegure los ingresos de los campesinos; y 05) Que la tierra constituya para el hombre que la trabaja, base de su estabilidad económica, fundamento de su bienestar y garantía de su dignidad y libertad.
.
         La afectación de las tierras de propiedad de particulares para fines de Reforma Agraria, se hicieron bajo tres modalidades:

a)    Las mayoría fueron administrativamente afectadas (medición, valorización e informe de explotación) y su expropiación judicial se hicieron de conformidad a lo dispuesto por los artículos 44º al 62º del Decreto Ley Nº 17716.

Una parte del pago del justiprecio de las expropiaciones se hicieron mediante depósitos judiciales en efectivo, y el saldo en títulos-valor denominados “Bonos de Reforma Agraria” de las clases A, B y C con vencimiento en diferentes fechas.

b)  Algunos pequeños predios fueron revertidos a propiedad del Estado Peruano representado por la ex Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural del Ministerio de Agricultura, por tratarse de tierras abandonadas de conformidad a lo dispuesto por los artículos 8º y 9º del Decreto Ley Nº 17716: y

c)    Otros predios fueron revertidos a propiedad del Estado Peruano por tratarse de tierras eriazas[1] de conformidad a lo dispuesto por el artículo 192º del Decreto Ley Nº 17716.


Esta Ley produjo importantes cambios en el Perú rural pues liquidó el latifundio colonial y consecuentemente a la oligarquía terrateniente que hasta entonces era la clase social y económica más importante del país, que representando el 0.4% de la población peruana era dueña del 83.2% de las tierras disponibles.

De todas las tierras afectadas, expropiadas y revertidas a la propiedad fiscal dentro del proceso de Reforma Agraria peruano, casi 10 millones de hectáreas fueron adjudicadas a favor de las Cooperativas Agrarias de Producción (CAP), las Sociedades Agrícolas de Interés Social – SAIS, y en menor medida a favor de las Comunidades Campesinas.[2] Así tenemos que entre 1970 y 1979 se intervino y adjudicó:


Avances de la reforma con relación a sus metas reajustadas
(al 24 de junio de 1979)

EXPROPIACIONES
ADJUDICACIONES

Fundos Nro.
Superficie
(Miles de Has)
Beneficiarios Nro.
Superficie
Miles de has

Metas
15,910
9,520.4
400,000
9,755.9*

Realizado
15,826
9,065.8
360,610
8,199.6

Pendiente
84
454.6
39,390
1,556.3

Avance
99.4%
95.2%
90.1%
84.0%

Fuente: Matos, José, "Reforma agraria: Logros y contradicciones 1969 - 1979". Instituto de Estudios Peruanos, 1980

Para la aplicación de este Decreto Ley en el departamento de Apurímac, se promulgó el Decreto Supremo Nº 494-71-AG, del 30 de noviembre de 1971, que declaró en proceso de Reforma Agraria todos los predios rústicos ubicados dentro del mismo.

         Antes del año 1969, el 80% de las tierras del departamento de Apurímac, estaba concentrada en haciendas y fundos privados, pero trabajados por campesinos sin tierras en condición de colonos, yanaconas, aparceros, arrendires, allegados, mejoreros, precarios, huacchilleros y otras formas similares de explotación indirecta de la tierra vinculada a la prestación de servicios personales, con retribución salarial o sin ella.

El 15% pertenecía a las Comunidades Campesinas amparadas básicamente en títulos coloniales como los Amparos de Posesión y los títulos de Medida, Remedida, Venta y Composición de Tierras de los siglos XVII y XVIII, cuyo valor jurídico debía ser refrendado administrativamente, y el 5% se trataban de pequeñas parcelas de propiedad privada familiar, ubicadas generalmente en la periferia de las ciudades capitales de sus provincia o de los distritos más importantes.

         En total se afectaron y expropiaron 126 haciendas, más de 100 predios rústicos se declararon en abandono y más 100,000 hectáreas de tierras eriazas fueron revertidas al Estado, lo que quiere decir que la reestructuración de la tenencia de las tierras rusticas en Apurímac alcanzó a más de 600 mil hectáreas.

         Solo en el distrito de Abancay de la provincia del mismo nombre  se afectaron, expropiaron y adjudicaron las siguientes propiedades:

PREDIOS RUSTICOS AFECTADOS Y ADJUDICACADOS POR EL PROCESO DE REFORMA AGRARIA EN EL DISTRITO DE ABANCAY
PREDIO RUSTICO
EXTENSION HAS.
UBICACION
01
MAUCACALLE SAHUANAY[3]
707.2380
ABANCAY
02
SAN GABRIEL
19,860.3000
ABANCAY
03
ILLANYA PACHACHACA Y ANEXO CARMEN
8,576.4500
ABANCAY
04
ATUMPATA
359.0000
ABANCAY
05
AYAORCCO
133.0000
ABANCAY
06
CHUPAPATA
105.0000
ABANCAY
07
CURANGUYOC-CCERAPATA
383.7500
ABANCAY
08
PURUCHACCA ALTA
1,650.0000
ABANCAY
09
HUAYLLABAMBA
348.1850
ABANCAY
10
ASILLO
329.3500
ABANCAY
11
PUQUIO
176.0000
ABANCAY
12
SAN JORGE
462.0000
ABANCAY
TOTAL
32,741.7380 Hectáreas


En las haciendas que, a la fecha de su intervención por el proceso de Reforma Agraria tenían capacidad de producción agroindustrial, se constituyeron 25 Cooperativas Agrarias de Producción (CAPs), de la cuales podemos citar por su importancia a la CAP “Micaela Bastidas” en la ex hacienda San Gabriel, la CAP “Illanya Pachachaca” en la ex hacienda “Illanya-Pachachaca”, CAP “Yaca Ocobamba” en la ex hacienda Yaca Ocobamba, todas dentro de la provincia de Abancay, la CAP “Pampatama” en la ex Hacienda Pampatama de la provincia de Aymaraes, la CAP “San Martín de Pincos” en la ex hacienda Pincos de la provincia de Andahuaylas, etc.

Las que luego de tratar de realizar algunas actividades empresariales de caracter agropecuario fracasaron estrepitosamente, pese a contar con el financiamiento del Banco Agrario del Perú, (hoy disuelto y liquidado) debido especialmente a tres factores:

1) Porque estas cooperativas fueron defraudadas por los administradores que les impuso el Sistema Nacional de Movilización Social – SINAMOS;[4]
2)   Por el modo autoritario cómo se obligó a los feudatarios de estas haciendas a pertenecer a la Cooperativa bajo apercibimiento de no considerarlos dentro de padrón de beneficiarios de la adjudicación; y
3)   Por existir compradores de parcelas tierras de los ex hacendados que en todo momento se negaron a ser parte de la gestión empresarial de la cooperativa.

Todos estos factores y otras circunstancias dieron origen a que dentro de sus tierras se diera un incipiente proceso de parcelación que luego se tornó imparable.

         Más adelante, hacia afines de 1980, estas parcelaciones recibieron un impulso legal decisivo mediante el Decreto Legislativo Nº 02, Ley de Promoción y Desarrollo Agrario, promulgado durante el segundo gobierno de Fernando Belaunde Terry, que en su artículo 78º disponía que: “las empresas campesinas asociativas, adjudicatarias de tierras y otros bienes agrarios podrán ser reestructuradas por la Dirección General de Reforma Agraria cuando presenten deficiencias en el dimensionamiento de su ámbito territorial o en la modalidad de adjudicación”.

Las propias cooperativas pudieron decidir sobre su reestructuración al amparo del artículo 80º de esta misma norma, que decía: “las empresas asociativas podrán decidir libremente sobre el modelo empresarial que mejor convenga al interés de sus asociados”, sobre la base de este dispositivo se dictó la Directiva de Órgano Nº 004-83-DGRA/AR “NORMATIVIDAD PARA EL CAMBIO DE MODELO EMPRESARIAL DE LAS EMPRESAS CAMPESINAS ASOCIATIVAS, para más tarde elevarla a la categoría de decisión política del Gobierno Nacional mediante en el Decreto Supremo Nº 113-84-AG, que fijó los requisitos y estableció los procedimientos administrativos del caso.

         Como quiera que la aplicación de esa norma para acceder a adjudicaciones de parcelas individuales debía ser por cuenta de sus beneficiarios, en la mayor parte de los casos, los parceleros de las ex cooperativas se decidieron por la reestructuración de la empresa a Comunidades Campesinas por les resultaba muy oneroso pagar los servicios de topógrafos, contadores y otros profesionales para presentar un proyecto de cambio en la modalidad de la tenencia de la tierra a parcelas individuales o familiares, de donde resulta que solo tres cooperativas se decidieron por la parcelación individual o familiar, es el caso de la CAP “Maucacalle Sahuanay” , la CAP “Tambobamba”  de Huanipaca y la CAP “Caminos del Inka”, dos decidieron su reestructuración mixta, la CAP “Illanya Pachachaca” y la CAP “Micaela Bastidas, cuyas tierras bajo riego pasaron a ser propiedades individuales y sus tierras de secano y pasos naturales a Comunidades Campesinas.

         Para la adjudicación de las pequeñas haciendas y fundos expropiados o las tierras revertidas a la propiedad estatal por abandono se reconoció en esos predios a “Grupos de Campesinos sin Tierras” y para los fines de hacerlos legalmente aptos para ser adjudicatarios del proceso de Reforma Agraria, mediante Decreto Ley Nº 21548 se le otorgó personería jurídica transitoria.

Las tierras revertidas a la propiedad estatal por ser declaradas eriazas, en muy pocos casos fueron otorgados en compra-venta a algunas personas naturales. La mayor parte de estas tierras pasaron a la propiedad de las Comunidades Campesinas en aplicación del artículo 2º[5] de la Ley Nº 24657, Ley de Deslinde y Titulación del Territorio de las Comunidades Campesinas del Perú, en las que se comprendió como parte de las tierras a titular: las eriazas. 



      Debemos destacar que los integrantes de estos “Grupos Campesinos”, casi inmediatamente después de la ministración de su posesión por los Jueces de Tierras encargados de los procesos judiciales de expropiación, procedieron a parcelarse las tierras adjudicadas a su favor. Ante esa masiva e irreversible situación la Dirección General de Reforma Agraria y Asentamiento Rural del Ministerio de Agricultura,  no tuvo más remedio que expedir la Directiva de Órgano Nº 001-82-DRAG/AR, del 02 de setiembre de 1,982, con el objeto establecer los requisitos y procedimientos para que esos Grupos Campesinos adopten una modalidad definitiva de adjudicación, la que podía ser:

01) Su transformación en una Empresa Asociativa;
02) Su reconocimiento como Comunidad Campesina; o,
03) Su transformación en Empresas Individuales (parcelas privadas).

Como quiera que los gastos para la implementación de la primera y última de estas modalidades de adjudicación debía correr por cuenta de los beneficiarios, todos optaron por su reconocimiento como Comunidades Campesinas por ser este un procedimiento administrativo gratuito y a cargo del Estado, y porque además el Ministerio de Agricultura tenía la necesidad apremiante de sanear la tenencia de esas tierras para frenar en el plano psicosocial a la galopante subversión y la guerra sucia andina de los años 80’ del siglo pasado.

De modo que en Apurímac de las 84 Comunidades Campesinas que existían a noviembre de 1960, a la actualidad existe 472 Comunidades Campesinas oficialmente reconocidas, que con títulos de propiedad inscritos en los Registros Públicos son propietarias del 81.16% del territorio del departamento, con lo que podemos afirmar sin temor a equivocarnos que: APURIMAC ES UNA REGIÓN COMUNERA.

         Finalmente solo nos queda decir que la Reforma Agraria iniciada el 24 de junio de 1969, es un hecho social, económico e histórico irreversible, pero aún así se mantienen dos opiniones controversiales sobre su implementación, a saber:

         Sus críticos nos dicen:

1. Que descapitalizó el agro con gran pérdida de infraestructura agraria, de maquinaria agrícola y del conocimiento empresarial acumulado;
2.    Que la agricultura y la ganadería retrocedieron en todo sentido desde el punto de vista técnico.
3.    Que no resolvió el problema de la extendida y extrema pobreza rural, donde aún más de las dos terceras partes de su población es pobre o extremadamente pobre y con necesidad de abandonar el campo para emigrar a la periferia de las ciudades.

Pese a esto, sus defensores argumentan:

1.  Que la Reforma Agraria fue un acto de justicia redistributiva, que permitió el acceso directo a la tierra a un gran número de campesinos desposeídos.
2.    Que desplazó de la sociedad rural a los terratenientes tradicionales, eje del poder “gamonal”, sustento de un orden semifeudal reaccionario y antimoderno.
3. Que liberó al país de las relaciones serviles a las que estaban sometidos centenares de miles de campesinos.
4. Que contribuyó a democratizar la sociedad rural, e hizo así posible la incorporación de millones de peruanos a la colectividad política y a la condición ciudadana.




[1] Se consideran terrenos eriazos los no cultivados por falta o exceso de agua y demás terrenos improductivos.
[2]Artículo 67.- Las adjudicaciones serán hechas en propiedad por la Dirección General de Reforma Agraria y Asentamiento Rural en favor de campesinos sin tierras o que las posean en cantidad insuficiente. En cumplimiento de lo dispuesto en el Art. 211 de la Constitución del Estado, gozarán de la misma preferencia las Comunidades Campesinas, así como las Cooperativas y las Sociedades Agrícolas de interés social, en su caso. (Decreto Ley Nº 17716)
[3] Aunque fue expropiada por la Ley Nº 13849 del 11 de enero de 1962, fue adjudicada dentro de la normatividad del Decreto Ley Nº 17716 y a la larga también parcelada.
[4] El Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social, más conocido por su acrónimo SINAMOS, fue una entidad estatal creada en junio de 1971 por el gobierno de Juan Velasco Alvarado (primera fase del Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas del Perú.). Como su director fue designado el general Leónidas Rodríguez Figueroa.
[5] Artículo 2.- El territorio comunal está integrado por las tierras originarias de la Comunidad, las tierras adquiridas de acuerdo al derecho común y agrario, y las adjudicadas con fines de Reforma Agraria.  Las tierras originarias comprenden: las que la Comunidad  viene poseyendo, incluyendo las eriazas, y las que indican sus títulos. En caso de controversia sobre esos títulos, el Juez competente calificará dichos de instrumentos.

viernes, 22 de septiembre de 2017

¿DE DÓNDE SALIMOS LOS CHOLOS?

       

          Con:
“Abancay

13º 38' 20" latitud Sur

72º 53' 35.12 longitud Oeste

2 378 metros sobre el nivel del mar”

            Empieza el libro: “De dónde venimos los cholos” de Marco Avilés. Editorial Planeta Perú S.A. Bajo su sello editorial SEIX BARRAL. Lima. 2016. “Periodista, cholo, inmigrante. Nació en 1978 en la ciudad de Abancay”.

            Después por piezas nos narra varios recuerdos de su niñez y juventud sobre cómo sentía, resentía y escondía su condición de cholo residente de una de las invasiones surgidas de la ocupación tumultuaria que los provincianos, llegados de todas partes del país, protagonizaron en los arenales que rodeaban a Lima. De los que aprovechando que a mediados del siglo pasado, desde su iniciativa o la del Estado, construyeron las carreteras hacia la costa, para volcarse rumbo a la mar océano escapando del feudalismo que imperaba en los latifundios serranos y que ahogaban la vida comunal, donde aún existía.

Cuando los dejaron estar, porque a los limeños estos serranos les servían bien y para muchas cosas, estas invasiones pasaron a llamarse barriadas. Más adelante durante el Gobierno Militar de Velasco Alvarado fueron reconocidas con el nombre de Pueblos Jóvenes, tan igual como las Comunidades de Indígenas pasaron a llamarse “más humanamente” Comunidades Campesinas, supuestamente para dejar atrás el inhumano mote de “indio” con el que dizque se maltrataba al indígena serrano.

            Luego de mostrar la “choledad” que a flor de piel exhibe Avilés, termina este capítulo de su libro diciéndonos: “Este libro no trata de mí. O al menos no de una manera directa. Tampoco es la epopeya de los inmigrantes que, como mi familia, echaron raíces en la ciudad. Este libro es sobre los otros. Sobre los que nunca se fueron.  Sobre los cholos e indios que, a pesar de los cataclismos que ha vivido el país, se quedaron a vivir en sus pueblos. En las montañas. En las selvas. ¿Qué los retuvo entonces? ¿Qué los retiene ahora?”

            Bueno, los que nacimos en Abancay, Andahuaylas, Aymaraes o cualquiera de las otras provincias de Apurímac y que un día salimos de nuestros pueblos para trabajar o educarnos en Lima, Cusco, Arequipa, Puno, Buenos Aires, Tucumán, la Paz o Cochabamba, y los pocos que retornamos a vivir en estas tierras, podemos decir que nadie ni nada nos retiene, ni a nosotros ni a los otros que jamás salieron, porque se acabaron las condiciones socio–económicas y culturales que expulsaron de sus pueblos a los cholos del siglo XX, por disposición del Decreto Supremo Nº 494–71–AG, del Gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, se declaró en el territorio del departamento de Apurímac en proceso de Reforma Agraria.

                 Muy atrás quedó aquel día cuando el alcalde del Cusco, Diego Ortiz de Guzmán mandó dar posesión de las tierras denominada "Pachachaca" al cura Estriñaga, que fue el 27 de enero de 1557, la que se llevó a efecto el 13 de febrero del mismo año, pasando por la composición y reconocimiento de los títulos de propiedad que hizo el Visitador Alonso Maldonado de Torres, el día 02  de diciembre de 1594 a favor del vascongado Juan López de Izturizaga, y los 414 años en los que la hacienda colonial y luego la republicana, trazaron la historia de todos los pueblos apurimeños.

            Había caído por fin y para siempre aquel mundo de hacendados primero, y gamonales después; donde aparte de otras perversidades, el color de la piel te convertía automáticamente en misti, el mestizo de estos andes que aún conserva la piel blanca y la hereda; en cholo, el mestizo con fuertes rasgos andinos o, en indígena, o sea el nativo andino cuyos ancestros cruzaron el estrecho de Bering o viajaron desde la Polinesia, no lo sé, y al que la mayoría de los cholos para diferenciarnos llamamos peyorativamente: indio,· y esa diferencia te hacía patrón, cholo miserablemente asalariado o yanacona esclavizado. ¡Eso se había acabado!

Como también se está acabando el mundo bucólico en el que se desenvolvían estos pueblos, porque ya no son más agrarios, por más que en la temporada de las lluvias veamos su campiña cubierta de maizales y trigales. Esta producción no hace rico a nadie, pues su parca cosecha ni siquiera alcanza para el autoconsumo familiar, que ahora con el avance de los servicios públicos de salud, son desgraciadamente muchos más. Entonces se hace necesario buscar otras fuentes de ingresos, y eso ya no está más en la costa y menos aún en Lima.

Y así también se acabó aquella quimera, que en una canción acholadamente criolla decía: “Luché como varón para vencer, y pude conseguirlo,/ alcanzando el anhelo de vivir con todo su esplendor,/ y en medio de esta dicha me atormenta la nostalgia;/ del pueblo en que deje, mi corazón./ Aaaaajajajayy "Arriba Provinciano" Rico pues”. Pues ahora para visitar Lima hay que ir con un montón de dinero para comparar lo que te haga falta, sino: “la vez de perfil nomás” y te regresas volando, máximo en 24 horas, tal y como lo hacen casi todos los turistas que llegan al Perú, atosigados por el espeso smog que mancha la piel, la ropa y los pulmones. Cansado de ver por todas sus sucias calles a millones de cholos trabajando, vagando y robando por todos lados, bajo un cielo gris tirando para sucio….muy sucio.   

Ahora la cosa está aquísitonomás, en la construcción civil que ha levantado casas de cemento, donde antes había unas de abobe y tejas. En la pequeña minería, la minería artesanal o la abiertamente ilegal que con algo de suerte puede llenarte de dinero. También en las municipalidades, en el gobierno regional o en las comunidades con recursos mineros, vía el saqueo descarado y casi impune de sus dineros. O, en meterse en algo más atrevido: el narcotráfico.

De modo que nuestro cholo moderno, puede ya no ser el pobre hombre al que desprecias desde tus frustraciones de ser otro cholo nomás, pero con el consuelo de tener el pellejo algo más claro. Ahora este se ha convertido en un próspero mercader, un poderoso empresario o un mafioso andino; “el que la lleva”: droga, mucho dinero, edificios, automóviles, mujeres y un montón de vástagos orgullosos de su apellido sin importarle si este es Palomino, Avilés, Gonzales, Huamán, Condori, Choque, Quispe..... o lo que fuera.

Desde esas alturas ya poco les importa que les digas cholo huevón o indio de mierda, porque tú no tienes lo que ellos tienen, y menos lo que pueden darte si te dedicas a adularlos. ¡Eso les encanta!

            ¿Pero de dónde salimos los cholos que vivimos por aquisitonomás o un poco más allá?

            Dice la historia del Perú que nunca dejará de ser fantástica, que fue Francisco Pizarro junto a más o menos 180 hombres y 39 caballos, los que conquistaron el imperio incaico, mataron al Inca Atahualpa a pesar de haber pagado mucho oro por su rescate, y como buenos hampones se repartieron todo el oro del Tahuantinsuyo. Los que llegaron después para consolidar la conquista y asegurar el establecimiento de la administración colonial, fueron premiados con inmensas tierras además de encomendarles en alma y cuerpo a los indígenas de esas comarcas, así como disponer de su mano de obra a través de los repartimientos de indios. De allí nació la hacienda.
    
            Más tarde, cuando la corona española percibió que era muy exagerado el poder que les habían otorgado a estos adelantados y que ciertamente podía hacerle perder aquella enorme ganancia colonial, les hizo la guerra, los venció y los sometió a su majestad, hasta donde se pudo. Entonces llegó Francisco de Toledo, el quinto virrey del  Perú, quien haciendo uso de una antigua manera española de someter a los pueblos vencidos, dispuso la reducción de todos los indígenas en pequeñas urbes establecidas al modo de la traza romana: plaza mayor rodeada de manzanas y calles que albergaban varios lotes con puertas a la calle. Allí debían vivir todos los habitantes de los ayllus ubicados a una legua (5 o 6 kilómetros) a la redonda, bajo pena de muerte y despojo de sus chacras. Aunque estas reducciones no funcionaron plenamente se hicieron con el fin de saber cuántos eran, para contar con su mano de obra, cobrarles  impuestos y convertirlos al cristianismo para salvar sus almas de los demonios que habitaban los  Apus, las huacas, las lagunas, los ríos, los cerros, y también para  librarlos de todas las demás supercherías que habitaban en el fondo de sus salvajes adentros.   
    
            En su “Descripción de la tierra del corregimiento de Abancay, de que es corregidor Niculoso de Fornee” de 1586, este funcionario daba cuenta que muchos años antes de esa fecha ya residían en los valles de Abancay y Pachachaca varios españoles con indios cultivando cañaverales, criando ganado  y sembrando trigo, cebada y maíz. Probablemente estas mismas familias españolas vivían en la Villa de los Reyes de Santiago de Abancay, fundado en el año 1572 por el Licenciado en Derecho Nicolás Ruiz de Estrada, nacido en Lima y regidor vitalicio de esa ciudad, nieto de Bartolomé Ruiz de Andrade, piloto experto de Cristóbal Colón y uno de los trece de la Isla del Gallo. 

            Así como a la villa de Abancay, a pesar de las penurias y riesgos que significaba el viaje al nuevo mundo en esos tiempos, llegaron durante los siglos XVI y XVII a cientos de hermosos y productivos valles interandinos apurimeños, como Cachora, Curahuasi, Huanipaca, Huancarama, Chincheros, etc., etc., miles de colonos españoles venidos de los campos de Andalucía, Extremadura, Castilla, León, Asturias, Galicia y otros, así como vascos, portugueses, genoveses, alemanes, griegos, flamencos y otros tantos no declarados, trayendo consigo sus vacas, caballos, burros, ovejas, cabras, chanchos, cepas, semillas, herramientas, su lenguaje, su medicina, sus conocimientos, sus creencias, sus temores y sus esperanzas. La mayor parte de estos recién llegados eran familiares de españoles ya asentados en estas tierras, y los otros que vinieron después animados por las buenas noticias que llevaron los que regresaban a España.

            La mayoría de estos españoles se asentaron exitosamente en los pueblos fundados en tiempos de la reducción de los indios o por ellos mismos, y prosperaron gracias a contar con la mano de obra gratuita de los indígenas sometidos al yanaconazgo, y por haber hecho suyos los modos nativos de producción  agraria y servirse del trabajo comunal de reciprocidad familiar como el ayni y la minka que a lo largo de miles de años había conquistado para el hombre andino estas montañas y selvas, y gracias también, a tener siempre a su favor y para todos los fines, el aparato de la administración colonial representado por el Corregidor de Indios que era la autoridad municipal, judicial y militar que gobernaba estos pueblos.

            A la usanza europea en cada pueblo no faltó el panadero, el herrero, el molinero, el carpintero, el arriero que también se encargaba del servicio postal, el sastre y las costureras, el tendero, el preceptor, la iglesia y el cura; más tarde se sumaron las chicheras y en los pueblos más importantes se construyó el ayuntamiento, el mercado de abastos y las posadas. Tampoco faltaron los curanderos y las parteras de ambas culturas.

            Con el correr de los años y a través de varias generaciones estos colonos venidos de España, con o sin matrimonio, se fueron más o menos mesclando con los nativos, o si eso no sucedió, fueron modificando su comida con las carnes y vegetales nativos y después sus propias costumbres en función de los inmemoriales modos de explotación que exigían estas tierras y del cuidado de sus crianzas en otras praderas. Más tarde acabaron asimilando el quechua como idioma materno, la medicina tradicional andina, y no pocas veces el modo de vestir de los naturales y hasta sus creencias en las deidades que representan los Apus y Huamanis y otras fuerzas telúricas.

Poco a poco fueron amoldando su rusticidad europea a las nuevas exigencias de estas altas montañas, sin tener la necesidad de alterar mucho el color de su piel, y por eso mismo, desde entonces y hasta ahora, no falta ni faltará quienes reclamarán su herencia española, que en muchos casos sus mismos apellidos, paternos o maternos: Hernández, López, Luna, Soto, Oyanguren, Garay, Prada, etc., etc.,  lo dice: fuerte y claro, y con los cuales se identifican solemnemente. "El apellido es una de las señas de identidad más grandes que tenemos", leí en alguna parte del Internet. Conozco muchos de estos pueblos olvidados desde los tiempos de la colonia donde la gente todavía es blanca, de pelo claro y ojos azules, verdes y grises. Formidables quechua hablantes, pero sin dejar de hablar el castellano que fue el idioma en que los alfabetizaron. Amantes de los huaynos que expresan toda su alegría y sus tristezas. Conozco sus bellas mujeres y sus hermosos vástagos.

Esta fue la sopa donde nos cocinamos los cholos.

Contrario a esto que pasaba en los valles, en las punas, estos inmigrantes fundaron estancias para la crianza de ganado vacuno, caballar y de camélidos sudamericanos y en la soledad de aquellos parajes se fueron mezclando más y más hasta hacerse prietos y más rusticos aun. Como dicen sus parientes de los valles, se aindiaron, pero no por eso renunciaron a su estirpe ibérica, ni aun cuando habían asumido apellidos quechuas que les llegaban de las deidades locales o como ellos querían llamarse en esas alturas. Orcco, de los que salieron del Cerro; Huamán, de los hijos de las águilas; Condori, de los que descienden del Cóndor; Collque, los tenedores de la plata; etc. Magníficos apellidos que todo buen cholo citadino, ahora esconde, signando Wilberth C. (C. de Condori) Saavedra o Richard Miranda H. (H. de Huamán) o simplemente Richard Miranda, como si no lo hubiera parido alguien.

Por los incesantes reclamos de los hacendados los gobiernos que se sucedieron desde los años 30’ del siglo pasado se dedicaron a la tarea de construir carreteras, en reemplazo de los caminos de herradura, para que por estos pudieran circular la movilidad del siglo XX, los carros. Toda clase de carros con motor de combustión a gasolina: automóviles, camiones, camionetas y ómnibus. Como de costumbre, la propia gente de estos pueblos se prestó de buena gana a construirlas, y lo lograron.

Por estas carreteras desde los años 50’, estos blancos aindiados o estos indígenas mestizados, se fueron yendo a la costa con toda su familia. Atrás dejaron los abusos de los hacendados y gamonales que se quedaron con sus inmensas tierras sin que existan más los indios y los cholos que las sembraban y regaban con su sangre, sudor y lágrimas, por el solo hecho de ocupar un pedazo de aquel latifundio.

La mayor parte a Lima. Allí se tropezaron con los tranvías, el agua potable, la luz eléctrica, el trabajo remunerado y la necesidad citadina de contar con su trabajo barato en todas partes, desde las fábricas hasta las tareas domésticas, pero además se tropezaron con la educación pública a todo nivel, y la convirtieron en la herramienta de su superación. Eso fue lo bueno de allegarse a una ciudad tan grande y moderna.

Pero no todo fue fácil arribo y buena vida, pues encontraron y sufrieron en carne propia la segregación, el racismo y la  discriminación, no porque fueran una carga para el Estado o la sociedad, sino por su origen, pues en esta inmensa urbe se encontraron con un montón de los otros pobres que nunca faltan y que más bien sobran. Los de los barrios pobres y envilecidos por el alcohol, la prostitución y la delincuencia, que inmediatamente descargaron sobre nuestros cholos todo el odio, la animadversión y el desprecio que desde siempre recibían de la buena gente de los barrios ricos, expresada en gratuitos insultos que llegaban hasta la violencia física, no solo porque llegaron con sus campechanos modos y lenguaje, sino porque eran mejores y más baratos para la servidumbre de las clases altas. Y cuando los tugurios de estos barrios pobres no pudieron más contenerlos, hicieron lo que debieron hacer desde el comienzo: conquistar los arenales.

Allí comenzaron otra vez, no de nuevo. Pues a estas barriadas, hoy convertidas en barrios de nuevos distritos, muchos llegaron con todas las ínfulas de seguir siendo lo que creyeron haber sido en sus pueblos, y también con los temores que desde siempre tienen los pobres, y más empobrecidos aun por tener un pedazo de aquel arenal, pues en las ciudades, nada es gratis. Casi inmediatamente después de haber aprendido cómo los descendientes de los criollos españoles o los llegados de otras partes de Europa en épocas recientes, maltrataban a sus semejantes en esa inmensa aldea limeña. 

        En esos mismos arenales y replicando esa tara, los que se creían mistis allá en los andes, comenzaron a cholear a su propia gente, clasificándolos como cholos o indios por el color que teñía su piel y por los demás rasgos que exhibían: pelo negro e hirsuto, nariz pronunciada, ojos achinados y color café, etc., la forma de pronunciar el castellano, que si no era por lo menos como la suya, se le llamaba motecastellano,  lo que significaba que primero había mamado el quechua del pecho de una india y que después aprendió el castellano comiendo mote, (maíz hervido) y que aún andaba como un campesino cuidando  de no dañar la sementera,  y por la huraña manera de acercarse y socializar dentro de aquel nuevo mundo, como los osccollos, las comadrejas o las jarachupas. ¡Qué vergüenza!

Entonces quienes mejor conocían a esos cholos, eran otros cholos. Pero a quienes más enervaban esos recontracholos eran a los misticholos que no podían dejar de ser cholos porque vivían en esas barriadas, viajaban en ómnibus destartalados, vestían los cuatro trapos que podían comprarse y todo el tiempo rascaban el fondo de sus bolsillos. De modo que esta brutal y masiva discriminación, no salió de las casas de los pitucos limeños, pues estos siempre andan con la cabeza fuera del Perú y soñando que caminan por las lujosas calles de las ciudades del primer mundo. Esa abierta y perversa nueva forma de tratar al prójimo (próximo) se incubó y eclosionó dentro de la misma barriada, en el seno del mismo vecindario.

000ººº000

Qué haces tú, que te creías un misti en tu pueblo serrano, uno de esos que había sido criado en las espaldas de muchos de los cholos que con iguales derechos que tú, viven y deambulan junto a ti en los arenales y cercados por la misma miseria. Solo por eso: ¿Eran iguales? ¿Podían ser iguales? ¡No carajo! Ese arenal no era la cárcel donde a todos los presos los iguala una reja y la estupidez de haber conducido sus destinos hasta llegar allí. Y decidiste que a pesar del arenal, eras distinto a los demás cholos y por supuesto siempre mejor que los indios. Solo había que mantener, aunque sea en la ilusión, la distinción de seguir siendo un misti y comportarse como un misti en esta miseria pasajera. Que mierda: “A mal viento buena cara”. 

Entonces para no seguir siendo igual a los mismos cholos, que llegados de todas partes del país, te rodeaban, te alejabas de ese  descampado desde muy temprano en la mañana y retornabas tarde en la noche, pero no tan tarde que los fumones y pasteleros te asalten o que los maricones misios crean que eres un desamparado a quien deben darle alojamiento. Pero siempre manteniendo la esperanza de que más tarde todo eso cambiaria, como habían  cambiado las cosas para el tío Basilio que tiene tres restaurantes, y gracias a eso, su hijo el Casimiro un enorme taller de reparación de vehículos con una tienda de repuestos, "y pensar que era un cholito de mierda cuando llegó a Lima con el culo todo verde hasta la espalda y sin hablar ni una pizca de castellano". Y aunque tienen un buen chalet en Santa Anita, cuatro departamentos en Miraflores y manejan buenos carros, siguen alquilando las catorce casitas que se construyeron en todas las invasiones desde los años 70’. Es tanto el cariño que le tienen a estas aventuras, que si mañana se presenta la oportunidad de invadir alguna huaca o un yacimiento arqueológico en cualquier parte del desierto que rodea Lima,  es muy seguro que estos cholos ambiciosos estarán presentes gritando: “Estera, cilindro y bandera: ¡Invasión!" 

000ººº000

Las amarguras, las alegrías, las angustias y los dolores que cargan estos cholos se gozan y se sienten solo entre ellos. Después del trabajo o el estudio y de conocer las novedades de la política, del futbol, las telenovelas y la farándula, nada saben del mundo de los blancos limeños, que son blancos-blancos, no cholos blanqueados. Salvo lo que está escrito en la literatura, donde se dice que estos también se acholan a su manera ante los gringos que pueden darles algo. Que maldicen haber nacido en este país subdesarrollado lleno de indígenas retrasados y no estar inscritos en alguna embajada. Pero eso a los cholos de todo color no les importa un carajo. Lo único que les interesa de los blanquiñosos son las fotografías y videos de sus mujeres calatas.

El buen remedio no siempre es el que cura, también suele ser bueno el que calma. Pero el mejor es el que siempre saca el dolor a tiempo, por eso los cholos blanquitos que han salido de sus pueblos a buscarse la vida en todas partes del mundo, para consolar a sus hijos se inventan ficciones tan fabulosas como la historia del Perú. La más común es que allá en su provincia fueron hacendados, porque hacendados habían sido sus abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y más atrás todavía, hasta llegar a un tiempo inmemorial. Allí eran propietarios de cerros y cerros repletos de vacas y caballos y cerca de la casa hacienda tenían inmensas chacras llenas de maíz, trigo, cebada y frutas, que eran mantenidas por un montón de indios que desde sus antepasados les habían servido para todo.

-Papá, y entonces porqué nos hemos venido a Lima.

-Por culpa de la Reforma Agraria y para atender vuestra educación, y también porque si no nos hubiéramos venido, los terroristas nos hubieran matado, por lo menos a mí.

-Pero entonces por qué no nos venimos a vivir en San Isidro o Miraflores.

-Porque el cojo Velasco nos quitó todo sin dejarnos nada.      

Todavía cruza por mi mente el recuerdo de una vieja hacendada que junto a la orilla del río Chalhuanca y al pie de la comunidad de Huayquipa, buscaba desesperadamente la hacienda de su padre, para enseñárselas a sus nietos que se morían de calor y de las picaduras de cientos de mosquitos, y por Dios que no la encontraba, así que le preguntó a una de las personas que caminaba conmigo.

–Señor. Una preguntita por favor –suplicó. –¿Dónde queda la hacienda de don Víctor Gómez Prada? Soy su hija, vengo de Lima. –Aclaró.

            –Señora, está usted en el territorio de la Comunidad Campesina de Huayquipa, por aquí no hay ninguna hacienda. ¿Cómo me dijo que se llamaba su padre?

            –Víctor Gómez Prada. –Respondió la mujer algo afectada.

            –Mi padre me contó que ese señor vivía por allá -y señaló la orilla del rio donde no se veía nada. -Dicen que era una chacrita muy bonita llena de frutales que mi tío Mariano Urritia le compró a su hijo el señor Nicanor Gómez Panuera, pero como si fuera cosa del diablo a los dos años de aquella venta, el rio creció tanto que se la llevó entera.

            Después de aquella desagradable noticia, nos movimos lentamente y a nuestras espaldas oímos que la mujer le decía a su prole: “Detrás de aquellos cerros está la verdadera hacienda de vuestro abuelo. Aquello era su huerto nomás.”                        

Son tantos los hacendados que han aparecido en estos Pueblos Jóvenes contando tantas y tantas historias de su alto abolengo y sus ricas heredades, que por esos mismos lugares y para reírse de uno de aquellos, en sus propias narices me contaron esta chanza:

“Dicen que una vez, don Antonio Riveros Huachaca, se levantó muy temprano a mear en el patio de su casa, y comenzó a contar en voz alta: ¡Uno, dos, tres, cuatro! ¿Qué? Contó otra vez: ¡Uno, dos, tres, cuatro!, y una vez más por si acaso: ¡Uno, dos, tres, cuatro!, y cuando las cuentas le dieron igual, gritó desesperadamente a su mujer: ¡Marcelina! ¡Marcelina! ¡¡No hay una hacienda!! ¡¡Falta una hacienda!! La mujer muy malhumorada gritó desde su cama: ¡En la quinta hacienda y sobre el poncho color nogal estamos haciendo secar el maíz para la cancha! A don Antonio le volvió el alma y retornó más tranquilo a su cama.”      

000ººº000

El cholo no existe. El cholo es el otro, por eso cholear resulta gratis. Cholear es una terapia, una catarsis. Es como tomarse un par de cervezas o fumarse un troncho para sentirse bien bacán y pensar hablando que la vida es tal y como la sueñas. ¡Choleo y luego existo!, y soy lo que a mí me da la gana, para todos y por todo el tiempo. Con cholear no insulto a nadie, más bien les doy un espacio de mi tiempo. ¿Pero cómo es eso? ¡Fácil! Escucha:  

Resulta que alguno de esos cholos que viven en Lima y que vienen de cuando en cuando para visitar la tierra de sus amores, comer sus comidas y tomarse unos tragos con la vieja guardia. Solo para decirme que está en algo grande, me cuenta que él y su hijo graduado en una de las mejores universidades, tienen un proyecto que solucionaría el problema del abastecimiento de alimentos en las poblaciones emergentes que los mega proyectos mineros han creado dentro del departamento, y no solo eso, sino que el proyecto beneficiaría a los campesinos de todas partes del departamento.

-¿Y porque no le alcanzas tu proyecto a esas empresas mineras? -le pregunté.

-Esas mineras no trabajan con particulares. –Me respondió.

-Entonces preséntalo al Gobierno Regional” -le sugerí.

-¡Esas mierdas están más preocupados en meter fierro y cemento en todas partes para robar mejor, que en apoyar a los pobres campesinos.

Cuando no supe más que decirle, me dijo:

-Se los he planteado a los cholos Choccata.

-¿Y quiénes son los Choccata? –le pregunté lleno de curiosidad.

Le molestó muchísimo que yo no supiera quiénes eran los cholos Choccata y que además no me importaban, pero sin embargo, haciendo de tripas corazón, me respondió. -Son unos cholos que tienen un montón de empresas en Lima que les dan un huevo de plata, y creo que por ahí puede salirme la cosa.

Después se quejó amargamente, de que aquella genialidad que estaba destinada a salvar las vidas de los condenados de estas tierras, solo le haría ganar más plata a esos “indios de mierda". 

Así es eso del choleo. Se cholea por las huevas. Se cholea porque no se sabe hacer otra cosa. Se cholea a alguien que supones que está debajo de ti, pero resulta que está encima tuyo. En otras partes a eso le llaman envidia, pero como tú tienes siempre más que cualquiera y por eso no necesitas de nada, aquí se llama choleo.  

Pero si de verdad los cholos Choccata le financiaran su imaginario proyecto, el choleador se hincaría de rodillas, inclinaría la cerviz y se pondría las pezuñas de estos indios de mierda sobre su nuca.              

000ººº000

Como si fueran un prodigio, los teléfonos móviles y las redes sociales como el Facebook, Instagram, Messenger, Twitter y los blogs, han logrado que los cholos de todas partes de Apurímac puedan mostrarnos en fotos y videos sus bellos pueblos y los increíbles paisajes que los rodean, sus ríos y riachuelos, sus hermosas lagunas altoandinas, su soberbio paisaje de puna donde se está más cerca del cielo y las estrellas,  y sus ancestrales costumbres. También podemos verlos a ellos y ellas mismas, que no son las “llamas” o “guanacos” que los choleadores dicen que son, sino más bien  muy guapocholos.

En muchas ocasiones a través de ellas, nos invitan a sus comunidades para participar en la fiesta del agua. A  tal pueblo para fiesta de los pacaes o de las chirimoyas. A participar en el pago que este u otro pueblo hará a ese u otro Apu tutelar para demostrarnos su antigua devoción por la naturaleza. Al festival de la papa nativa en cualquiera de sus alturas. A la fiesta del chaco de las vicuñas de este u otro pueblo. A la fiesta del señor de Exaltación, de Huanca, de Lampa, de Santiago Apóstol o de otros santos patrones con carrera de caballos y corrida de toros, música del lugar, fiesta popular. A cientos de otros festejos más donde están seguros que te regocijaras como ellos se regocijan, no solo por la fiesta sino por el placer de hablar todo el tiempo y con casi todos, el querido quechua.

Tampoco faltan los cholos que sin renegar de sus costumbres y prácticas mágico religiosas ancestrales, han renunciado a la iglesia católica para sumarse a los Testigos de Jehová, los Israelitas, los Mormones, Evangélicos, Pentecostales y otras sectas más. Lo novedoso es que por ahí se han aparecido unos cuantos islamistas andinos que vestidos a la usanza árabe van implorando: “Allahu akbar”, pero tampoco faltan los cholos budistas.

Para esas ocasiones nuestros cholos vuelven, no solo del territorio patrio, sino de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia, Dinamarca, México, Japón, Australia y otras partes del mundo, llenos de dinero y alegría. Algunos han vuelto para quedarse, especialmente los jubilados, porque el pueblo ya tiene una carretera segura con servicios de transporte de pasajeros, luz eléctrica, televisión satelital, telefonía móvil, servicios de salud, educación y autoridades con más funciones que los de antes. En algunos pueblos  también se dejan ver  algunas parejas de gringos que se han aventurado a vivir el sueño de la comuna de la autosuficiencia y el trueque.

Por ahora sospecho pero más adelante lo sabré con certeza, que estas redes han atenuado significativamente la discriminación que nace de la ignorancia de suponer que estos pueblos son parajes miserables, donde antes de salir, los cholos comían pencas o pasto. Aunque como me dicen los propios comuneros que fue la “guerra sucia” de los años 80’ donde la subversión y la contra subversión, sin intercambiar un solo disparo se dieron parejo a apresar, torturar y matar a la  gente que aún vivía en esos pueblos. Eso emparejó a todos, y propició un mayor respeto y acercamiento sin prejuicios, porque nunca olvidarán que de ambos bandos les decían: “Si no me dices lo que yo quiero, te meto un balazo en la cabeza y por ese huequito tu sangre se irá al suelo y tu alma al cielo”. La muerte siempre iguala.

De un tiempo a esta parte se ha arraigado la costumbre de juntarse en una fecha y lugar convenido entre los Martinez, los Mujica, los Guzmán o los Alarcón, etc., etc., de algún lugar y a veces de muchos sitios, apelando a la misma práctica social andina que se ejecuta para rendirle devoción a un santo patrono, es decir como si fuera un cargo: con jurca, entrega de mando, recepción de ofertas y las otras obligadas costumbres más,  para festejar un encuentro familiar, donde no solo celebran la gloriosa historia de los sabios y ricos patriarcas de la familia, sino a ellos mismos, en un intento de hallarse con los orígenes andinos del heredado apellido, (será talvez porque no saben nada de la cuna de estos nombres de familia que sus inmemoriales antepasados trajeron de España). En esta fiesta no solo vitorean el hecho de haber sido alguna vez terratenientes, sino también descendientes de alguna imaginaria nobleza. El leimotiv de estas reuniones es festejar la bendición de no haber nacido indios, que es otro modo de ser cholos.           

Bueno hasta aquí creo que ya he hablado todo lo mal que se puede hablar de todos los cholos choleadores. Pero qué pasó con los cholos que nunca cholearon. “¿Qué los retuvo entonces? ¿Qué los retiene ahora?”. Pudo haber pasado que nunca se sintieron cholos y por eso no tuvieron la necesidad de cholear a nadie, ni de admitir que los estaban choleando, y como no tuvieron tiempo para estas cojudeces, se metieron de lleno a sus proyectos de vida, sus trabajos, sus profesiones y como recompensa llegaron a ser excelentes catedráticos, buenos jueces, generales del ejército y de la policía, connotados científicos, inspirados artistas, carismáticos líderes políticos, grandes escritores, magníficos deportistas, prósperos empresarios, Ministros de Estado, en fin lo mejor que pudieron ser.    

000ººº000

Un choleo más para el estribo.

Son las seis y media de la mañana. Está lloviznando y por eso estoy yendo a trabajar por el lado derecho de la calle en el sentido del tránsito, porque de los techos está chorreando agua sobre la acera y los perros algo huraños se han cobijado bajo los aleros. Por mis espaldas se aparece una camioneta que para a unos centímetros de mí, y el conductor me dice con un tono de reproche.

-Señor, acaso no sabe que las personas deben andar por las veredas. -Lo conozco y me conoce aunque no somos amigos, pero quiere hacerme saber que tiene carro nuevo.

-Que tienes cholo huevón, acaso no sabes que debes manejar por la izquierda.

Este  pleito cholero solo va a terminar cuando todos seamos menos animales y un poco más humanos, y por eso superiores al color de cualquier pellejo.




· De tanto que nos desprecian, resulta saludable tener alguien a quien despreciar. Como bien decía mi abuela: “El perro mata al gato, el gato al ratón y el ratón a la cucaracha” y esa certeza la componía con el universo.